De un plumazo

Nuestra casa ya está que explota de cosas: que los juguetes de los chicos, que mis cosas de encuadernación, que los libros que tanto nos gustan, etc, etc, etc.
Ya hemos habilitado, para guardado, los ricones más insólitos de la casa.

Entonces se nos ocurrió que en nuestra terraza -ese espacio inutilizable, estéril, casi un desperdicio-, podíamos levantar mi taller de trabajo.
Vino un arquitecto, nos tiró ideas, nos hizo un presupuesto.

El sueño duró poco, hasta que el conchudo de mi vecino nos pinchó el globo. La excusa: que medio metro más de pared le iba a quitar un poco de luz a su casa.

De un plumazo, se derrumbó mi taller, y con él, mi buena onda para con el egoísta de mi vecino.

4 comentarios:

mariapauladufour dijo...

¡No lo puedo creer!
¡De ahora en más, A CARA DE PERRO!

Ojalá se muden pronto, así con nuevo vecino, vida nueva... y podés volver a consultar!

Besos!

Lena dijo...

Pobre Sil!!!!

Hay gente aunténticamente indeseable...precindible.

El vecino quisquilloso y egoísta me provoca más terror que cualquier criatura típica del cine de terror....

La vida todo lo devuelve...vendrán cosas buenas para tí y él vivirá verde de la envidía!

Besos y Mimos, Sil!

Isabel Romana dijo...

¡Ánimo, amiga! Cuando se cierra un camino se abre otro. Quizá encuentres otro buen espacio en casa para ubicar tu taller. Un abrazo muy fuerte.

neus1973 dijo...

Amargados de la vida ......